Los vibradores y la histxria!

Los vibradores son en la actualidad un elemento de diversión sexual para personas de todos los géneros, no obstante en su origen, allá por 1870, su utilización comenzaba a ganar fama en el ámbito de la medicina como opción para el tratamiento de la ¨histeria¨, enfermedad vinculada al género femenino exclusivamente y cuyos síntomas eran la irritabilidad causada por la abstinencia sexual y la supuesta retención de fluidos sexuales.

La primer opción del tratamiento terapéutico era mantener relaciones sexuales, aunque de no estar casada, la indicación era el matrimonio. Como recurso alternativo, el auto-masaje del clítoris arrojaba resultados óptimos, aunque muchas veces el propio médico e incluso de una comadrona se ocupaban de estimular la zona con sus dedos, para ayudar a la mujer a llegar al climax. No obstante, la ¨histeria¨ era muy habitual en gran parte de la población, con lo que el vibrador supuso una solución innovadora para la comunidad médica y las ¨histéricas¨ de la época.

En tanto que los vibradores tenían una función terapéutica y no sexual, sus diseños no contemplaban formatos fálicos exclusivamente asociados al pene que permitieran una primera estimulación visual. Aún así, para el fin creado y como novedad, resultaban muy efectivos. La tecnología ayudó a su desarrollo; paso de ser un mecanismo manejado manualmente, a tener su versión impulsada a vapor y, con la llegada de la electricidad aparecerían modelos más parecidos a los modernos.

En 1869, el médico estadounide, Geeorge Taylor propuso un vibrador impulsado a vapor denominado The manipulator. Luego, en 1880, el doctor inglés Joseph Mortimer Granville crea el primer vibrador con forma de pene en su punta. Pero fue recién en 1902 cuando una empresa estadounidense llamada ¨Hamilton Beach¨ comercializó el primer vibrador eléctrico en tamaños más pequeños, para venta al por menor.

Varios modelos comienzan a comercializarse a través de todo tipo de publicaciones, e incluso  periódicos de tirada nacional. ¨La vibración es vida, porque tu, mujer… tiene derecho a no estar enferma¨, pregonaban los avisos.

El paradigma de su uso sexual fue virando lentamente hacia lo sexual, sobre todo desde mediados del siglo XX, momento en que comienza a dejar de considerarse la ¨histeria como una enfermedad¨. En parte se le atribuyen éstos avances a Sigmund Freud, quien ayudo a estudiar la mente, e interpretar de manera diferente la psicología femenina.

Hoy en día los vibradores son un juguete erótico por excelencia. El mercado ofrece una amplia gama; los hay de diversos tamaños, formas y materiales, lo que determina su calidad y utilidad. También se fabrican modelos para estimular áreas específicas del cuerpo: vagina, ano, clítoris y punto G, e incluso algunos combinan funcionalidades para darte placer simultáneo en varias de éstas zonas.

Si bien la historia ha contribuido a que se asocie la utilización sexual y comercialización del vibrador a las mujeres, la actualidad demuestra que esto está cambiando; personas de todos los géneros comienzan a utilizarlo para su autosatisfacción o para compartirlo con compañerxs sexuales, sea casual o en pareja. Las estadísticas revelan que se han comenzado a romper estas barreras. Por eso, te invitamos a visitar nuestro Sex Shop y a disfrutar!

SEX SHOP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *